2018 | by PROHEALTH Consortium | Print Article

Introducción 

La coccidiosis en pollos de carne debida a la infección con el parásito Eimeria sigue siendo una causa de pérdida económica significativa. Eimeria tiene un ciclo vital complejo que comienza cuando el ave ingiere un ooquiste (el huevo de un parásito) que contiene 8 parásitos individuales. Una vez que este ooquiste se rompe debido a los ácidos digestivos del ave, los 8 parásitos (denominados esquizontes) invaden las células intestinales y se multiplican. Finalmente, esta multiplicación rompe las células intestinales, liberando muchos más parásitos (conocidos como merozoítos) que invaden nuevas células. Esa división (asexual) causa daños severos a las células intestinales dando como resultado una pobre conversión del alimento y en algunos casos la muerte. Durante este proceso se formarán nuevos ooquistes, los cuales cuando pasan a las heces del ave pueden afectan a más animales si son ingeridos. Por lo tanto, los pollos pueden infectarse rápidamente ingiriendo un número relativamente bajo de ooquiestes. 

Respuesta inmune a la coccidiosis 

Para prevenir la enfermedad, el sistema inmune debe (1) atacar al parásito dentro de las células intestinales (2) prevenir el gran número de parásitos que emergen de la ruptura de las células, causada por la invasión de nuevas células (3) evitar que se produzca infección la próxima vez que el pollo ingiera huevos del parásito. Para ello, se requieren distintos tipos de células inmunes (que se muestran en la figura 1). 

1

Nuevos descubrimientos de PROHEALTH 

Investigadores de PROHEALTH en la Universidad de Nottingham han utilizado tecnología de microarrays de genes para estudiar el perfil inmune de los genes en el intestino de los pollos de carne con coccidiosis clínicamente diagnosticada. Para validar los resultados obtenidos, los genes fueron también analizados utilizando una reacción cuantitativa en cadena de la polimerasa para medir los cambios en estos genes comparándolos con pollos del mismo lote que no muestran signos clínicos. Nuestros resultados muestran que diferentes genes inmunes están escasamente regulados en pollos con coccidiosis clínicamente diagnosticada. Éstos incluyen genes encontrados en linfocitos que influyen en el reconocimiento de antígenos y en la reacción a los mismos, y genes que influyen en la actividad de las células presentadoras de antígenos, como los macrófagos y las células dendríticas. La función de las células inmunes en las cuales algunos de estos genes están escasamente regulados se muestran en la tabla 2. 

1

Conclusión 

El estudio PROHEALTH muestra que en condiciones de campo la coccidiosis puede inducir una supresión inmune significativa tanto para la respuesta inmune innata como para la respuesta inmune adaptativa. El efecto de esto puede ser el aumento de la duración de la supervivencia de la Eimeria en los pollos, haciendo que la enfermedad clínica sea más probable. Sin embargo, la supresión inmune también aportaría un ambiente menos hostil para la colonización de otros organismos patógenos. Y, por lo tanto, iniciar poli-infecciones que podrían tener incluso un mayor efecto patológico en estas aves y que tendrían un impacto severo en la pérdida de producción.

Comments


No comments yet