2016 | by PROHEALTH consortium | Print Article

Los resultados obtenidos tras una extensa revisión bibliográfica


Antecedentes

Las enfermedades en producción de aves de corral pueden dar lugar a pérdidas económicas sustanciales a través de la reducción de ingresos, por ejemplo, por una disminución de la cantidad y la calidad de la carne o huevos producidos, y del aumento de los costes de los insumos, como alimentación y mano de obra. Sin embargo, aunque este hecho es conocido, hay poco consenso sobre la cuantía de las pérdidas económicas causadas por cada una de las enfermedades producción. Además, mientras que los costes de las medidas de prevención y los tratamientos pueden ser conocidos, el ahorro económico que se logra con su uso a menudo no está bien entendido. En consecuencia, un gran número de productores de aves pueden no estar implementando medidas económicamente óptimas de prevención y tratamiento de las enfermedades. Y, probablemente, este problema se agudizará a medida que se aumente la presión para reducir el uso de antibióticos en el tratamiento de enfermedades en aves de corral.

Encuestas de estudios recientes

PROHEALTH llevó a cabo una amplia revisión de los estudios más recientes, recopilando información sobre el coste de las enfermedades incontroladas, y los beneficios resultantes de la aplicación de diversas medidas de prevención o de tratamiento. La información para una serie de enfermedades de producción se obtuvo de estudios relevantes para la producción intensiva avícola moderna. Los estudios variaron considerablemente en términos de escala, desde unas pocas aves en un solo corral, a decenas de miles de aves en varias granjas. Aquí se muestran los costes estimados para siete enfermedades diferentes de las aves de corral.

El coste de las enfermedades de aves de corral

Los riesgos económicos de enfermedades de producción están relacionados con el nivel de incidencia y su gravedad. La incidencia de enfermedades de producción registrados en los estudios revisados se muestra en la Figura 1. Aquí, la incidencia se basa en el porcentaje de aves en lotes que tienen una forma suficientemente grave de una enfermedad para ocasionar un impacto económico negativo. Las enfermedades más prevalentes en los estudios revisados fueron las enfermedades entéricas, es decir, la coccidiosis y clostridiosis. Aunque las formas clínicas de enfermedades, tienen síntomas más graves, incluida la mortalidad, las formas subclínicas también puede conducir a pérdidas económicas sustanciales, por ejemplo, en forma de disminución del índice de conversión del alimento, lo que conduce a mayores necesidades de alimento para pollos de engorde y para la producción de huevos en las gallinas ponedoras. 


Figura 1

Newsletter April 2016

Los costes de las enfermedades de producción varían en función de qué tipo de enfermedad esté causando la infección y la gravedad de cada enfermedad. Para cada una de las enfermedades revisadas, los costes fueron evaluados para pollos de engorde (Figura 2) y gallinas ponedoras (Figura 3). Las pérdidas económicas por ave en gallinas ponedoras son mayores que para pollos de engorde, ya que la enfermedad afecta a lo largo de un período de producción mucho más mayor en gallinas ponedoras que en pollos de engorde. Las pérdidas económicas totales de la incidencia incontrolada de daños en la quilla  alcanzan los 4 € en toda la vida de una gallina ponedora, mientras que las pérdidas de la bronquitis infecciosa incontrolada llegan a 3,2 € por cada gallina ponedora. Esta magnitud de pérdidas ocasionaría, en la mayoría de los años, que el lote afectado no fuera rentable. De las enfermedades revisadas que afectan a los lotes de pollos de engorde, la clostridiosis incontrolada provocó las mayores pérdidas, estando en torno a 1 € por ave (sacrificados a los 2 kg de peso vivo), mientras que las pérdidas por coccidiosis incontrolada ascendieron a 0,21 € por cada pollo de engorde. 

Las figuras 2 y 3 también revelan que algunas pérdidas por enfermedades pueden reducirse mediante medidas de prevención o tratamiento. Por ejemplo, las intervenciones para combatir Salpingo peritonitis, ascitis y clostridiosis tienen un gran recorrido para reducir las pérdidas. Sin embargo, en los casos de coccidiosis y daños en la quilla, las intervenciones estudiadas fueron mucho menos eficaces. 

Figura 2

Newsletter April 2016

Figura 3

Newsletter April 2016

Implicaciones

Los resultados subrayan el hecho de que las granjas que sufren enfermedades de producción pueden alcanzar una rentabilidad considerablemente menor que las granjas libres de enfermedades. Sin embargo, a menudo estas pérdidas pueden reducirse mediante una serie de intervenciones, tales como vacunas, mejor manejo de la cama, o mejora de la nutrición y la higiene. El beneficio económico de las intervenciones para el control de enfermedades de producción varía en gran medida, en función de la enfermedad que esté afectando y el tipo de intervención elegida. Dado que se ha observado que algunas de estas intervenciones permiten reducir la incidencia o la gravedad de varias enfermedades, el siguiente paso dentro del proyecto PROHEALTH será, por lo tanto, llevar a cabo una investigación más amplia sobre las intervenciones más útiles para reducir las pérdidas económicas relacionadas con la incidencia de enfermedad en la cría de aves, en especial cuando estas intervenciones tienen la posibilidad de reducir el uso de antimicrobianos.

Comments


No comments yet