2016 | by PROHEALTH consortium | Print Article

El consumidor es un importante actor del final de la cadena alimentaria, y dado que ellos son los usuarios - finales de los productos alimentarios, sus opiniones deben ser tenidas en cuenta a la hora de producir alimentos que satisfagan sus necesidades. Sin embargo, los consumidores generalmente no están familiarizados con las prácticas de producción utilizadas en las granjas.

Se desconoce la opinión de los consumidores sobre las enfermedades de producción

Se realizaron dos revisiones bibliográficas sobre la actitud de los consumidores y su disposición a pagar por una serie de características de los productos de origen animal, incluyendo 80 y 54 estudios, respectivamente. Ambos estudios destacaron un vacío de conocimiento en relación con las enfermedades de producción. En los trabajos relacionados con la disposición a pagar, sólo cuatro estudios examinaron las enfermedades de producción. En cuanto a los estudios sobre la actitud de los consumidores, algo más del 25% de los trabajos incluyeron alguna mención de las enfermedades de producción, principalmente en relación con el tratamiento de las incidencias sanitarias de los animales. El uso de antibióticos pro lácticos fue identificado como una preocupación, pero el público parece aceptar el uso de antibióticos para tratar a los animales enfermos.

Si bien existe un número considerable de estudios centrados en la disposición de los consumidores a pagar y a actuar para mejorar (es decir, conseguir algo mejor que lo mínimo) las normas de bienestar animal, no está claro si esto es así en cuestiones relativas a la reducción o al tratamiento de las enfermedades de producción relacionadas con los sistemas de producción intensivos.

Lo natural es apreciado

A pesar de esta brecha en la investigación, la bibliografía revisada proporciona una visión sobre las características de la producción animal que generalmente son importantes para los consumidores. Un tratamiento humano y la naturalidad son habituales en cuanto a las actitudes y a las preocupaciones relacionadas con la producción animal. En veinte estudios en los que se había examinado la naturalidad se indicaba que ésta era importante para los consumidores y, en todos estos estudios, el público parece tener la preocupación de que algunos sistemas de producción animal pueden romper este concepto básico. Los sistemas más tradicionales, extensivos y al aire libre fueron vistos como más naturales, con la consiguiente percepción de productos de mayor calidad. A pesar de las preocupaciones, el público considera que los sistemas modernos de producción tienen características valiosas, como por ejemplo una mejor higiene.

Los consumidores asocian algunas características, como por ejemplo un mayor bienestar animal, con otros atributos del producto, como la seguridad, la salud y la calidad, aunque esto puede no ser así en realidad

ya que la asociación se basa en la percepción del consumidor. Como resultado, los consumidores están dispuestos a pagar una pequeña cantidad de dinero adicional por los productos producidos según normas de producción o calidad más exigentes que el mínimo. Tanto la preocupación por los sistemas de producción, como la disposición a pagar algo más por productos de mayor calidad, están asociados al tipo de consumidor encuestado, en función de su género, su edad, su nivel educativo y sus ingresos económicos. Esto también varía según la región.

¿Qué podemos concluir?

Tanto las soluciones basadas en el mercado como las legislativas parecen ser el enfoque más práctico para poder identificar y tomar en consideración diferentes preferencias del consumidor. La política europea debe reflejar las diferencias regionales y culturales identificadas para garantizar que se satisfacen las preferencias de los consumidores, así como garantizar que los consumidores no se encuentran con productos cuyos precios están fuera del mercado. También se debe conseguir que las opiniones de aquellos grupos que no pueden expresar sus preferencias mediante la compra de productos sean conocidas.

Las conclusiones de ambas revisiones se utilizan actualmente para diseñar una encuesta para los consumidores como parte del proyecto PROHEALTH, que se centrará específicamente en las actitudes y prioridades de los consumidores en relación con las intervenciones y políticas de reducción de las enfermedades de producción en los sistemas intensivos de producción animal. Esto abordará las brechas de investigación identificadas y proporcionará una visión general de las percepciones de los consumidores para las intervenciones cuestionadas.

1

Referencias: Clark, B., Stewart, G.B., Panzone, L.A., Kyriazakis, I. and Frewer, L.J., 2016. A Systematic Review of Public Attitudes, Perceptions and Behaviours Towards Production Diseases Associated with Farm Animal Welfare. Journal of Agricultural and Environmental Ethics, 29(3), pp.455-478. 

Comments


No comments yet